domingo, 26 de septiembre de 2010

Incendios

Le fascina* el hecho de salir a las dos menos diez para ir a comprar tres piezas de pan crujiente, tan recién hecho que se lo dan en una bolsa de papel (marrón) en vez del desagradable plástico. Morder un trocito caliente mientras sube las escaleras. No hay nadie en casa. Sale al balcón. Rayos de sol. En la mesa Las llanuras del transito le tientan ─No es el momento─ piensa, en el reflejo de la puerta se descubre una sonrisa. Vuelve adentro, recoge una sudadera negra que no es suya. Se sienta en la cama deshecha y aprieta con fuerzas la prenda. Aun no es consciente de todo lo que pasó ayer.

       *fascinar.
        (Del lat. fascināre).
         1. tr. Engañar, alucinar.
         2. tr. Atraer irresistiblemente.



Consiste en permitir que todos los sucesos sucedan. Ahora lo escribo yo. Ahora es mio. Arden las sombras. Me encanta jugar con las palabras, pero ahora mismo quiero que me entiendas, tendré que quitarme el disfraz. Sé sincero, no hagas trampas, nadie te mira, sólo tú. Ahora sí, es el momento. Cuántas ganas, cuánta energía. Hay que aprovechar. Arden. Arde. No más anhedonia. Empieza a hacer frio, y es agradable. Abrazos para producir un incendio. Eso es lo que necesito quiero. Lunes martes miércoles jueves viernes sábado y domingo.







─Un melón; un panda malvado; o sandalias con los puntos tsubo; el olor del borrador de la pizarra; la lluvia en domingo. Todo eso… me gusta… me gusta más que este pan.

2 comentarios:

  1. Incendios controlados, provocados, hogueras de san Juan, fuego de san Telmo, fuego griego por la muralla de la mente derramado…
    Fuego camina contigo, los fuegos fatuos, el fuego de la estufa en la sobremesa invernal.
    En la madrugada dominical, el fuego es necesario. Es un gran amigo…
    Colecciones de lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingos, reproduciéndose en la pantalla de televisión de los sentidos.

    (Confortable entrada compañera)

    ResponderEliminar